Pergolas y cenadores para el Jardin
Pergolas y cenadores para el Jardin

Pérgolas jardín



Pérgolas y cenadores para crear ambientes en tu jardín.



"Vivir en el exterior"



En todos los tamaños y estilos, las pérgolas, cenadores y gazebos te permitirán vivir innumerables momentos de ocio en el exterior de tu hogar. Las posibilidades en este tipo de estructuras son infinitas y te ayudaran a conseguir un ambiente de lo más acogedor o bien crear una extensión de tu propio salón o comedor en los rincones más especiales de tu jardín. Además de protegerte del sol y la lluvia y de resultar muy funcionales, estas estructuras aportaran, sin duda, un toque decorativo y especial a tu hogar.

Dentro de la amplia gama existente en el mercado ¿Qué tipos de pérgolas son las más habituales? Sin duda, las que están construidas con estructura de madera, principalmente en pino cuperizado.

La cubierta mas elegida por nuestros clientes es la de tablas machihembradas e impermeabilización de americana. La cubierta de toldo también es de las preferidas por la particularidad que supone poder abrirla o cerrarla con un simple gesto cuando queremos más o menor sol. El mercado existente ofrece toldos en tejido técnicos, aunque el más demandado es el de lona acrílica en color marfil impermeable. Normalmente es montado con las ruedecillas de un lado más largo que las otras, consiguiendo una pendiente lateral para evacuar el agua de lluvia. Por último, cada vez es más habitual montar además del toldo, una cubierta impermeable de policarbonato o metacrilato transparente que nos proteja de las inclemencias del tiempo dejando pasar la luz del sol.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de colocar este tipo de estructura? Algo muy importante es saber qué utilidad le vamos a dar. Dependiendo de esto tendremos que tener en cuenta factores como: la orientación respecto al sol, el tamaño, la ubicación de los pilares, el tipo de cubierta, etc.

¿Cual es el sitio ideal para colocarlas? Dependerá de varios factores, aunque lo más habitual es que sea adosada a la vivienda, por la ventaja que supone poder entrar y salir de casa con la protección que nos aporta la pérgola.

Su instalación, ¿Resulta muy complicada? ¿Y el mantenimiento? La dificultad a la hora de la instalación va a depender de la envergadura y tipo de estructura que elijamos. Por lo general, una pérgola tipo de 15 -20 metros cuadrados, se instala atornillada en uno o dos días sin necesidad de hacer obras.